Milagros en el Nombre de Jesús


El tiempo de los milagros de Dios, no ha terminado. Sigue latente hoy más que nunca.


En el emotivo momento que Jesucristo se aprontaba a partir en Jerusalén, hizo una promesa poderosa que sigue vigente hoy:

«Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas; tomarán en las manos serpientes, y si bebieren cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán.» (Marcos 16: 17, 18 | RV 60)

Por favor tome nota: para que los hechos prodigiosos ocurran, es necesario creer declarar en el Nombre del Señor Jesús. Dos ingredientes fundamentales.

Cuando se activa la fe con estos dos elementos es posible echar fuera demonios, hablar en lenguas, tomar en las manos serpientes como ocurrió con el apóstol Pablo Hechos 28:1-10

Y algo maravilloso: ministrar sanidad sobre los enfermos. Esa promesa sigue latente hoy. El tiempo de los milagros no ha terminado.

PONER LA FE EN PRÁCTICA  

Tiempo después de la partida de Jesucristo, Pedro y Juan iban a orar al templo. Cuando iban a entrar, un hombre lisiado que pedía limosna, llamó su atención. Puede leer la historia completa en Hechos 3:1-8.

Lo que ocurrió, rompió todos los esquemas.

Pedro le dijo: «No tengo plata ni oro, pero lo que tengo te doy; en el nombre de Jesucristo de Nazaret, levántate y anda. Y tomándole por la mano derecha le levantó; y al momento se le afirmaron los pies y tobillos…» (vv. 6, 7)

¿Cuál fue el nombre que invocaron? Sí, el de nuestro Salvador Jesucristo.

UNA EXPLICACIÓN SENCILLA  

El milagro trajo como consecuencia que en el Concilio judío los llamaron a ser cuestionados como leemos en Hechos 4:1-10

Particularmente en el versículo 10 aclaran el origen el milagro:

… sea notorio a todos vosotros, y a todo el pueblo de Israel, que, en el nombre de Jesucristo de Nazaret, a quien vosotros crucificasteis y a quien Dios resucitó de los muertos, por él este hombre está en vuestra presencia sano.»

El centro de todo: Se creyó y se invocó el Nombre de Jesús.

UNA PROMESA QUE NOS ALCANZA HOY 

El Señor Jesucristo hizo una promesa que nos alcanza hoy:

«De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también; y aún mayores hará, porque yo voy al Padre. Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo.» (Juan 14: 12, 13 | RV 60)

Observe cuidadosamente que Él anunció que, pidiendo al Padre en Su Nombre, haríamos obras mayores.

Si no hemos visto mayores milagros es porque aún nos embargan dudas o escuchamos doctrinas de error según las cuales, cesó la era de los prodigios. Jesucristo es el mismo ayer, hoy y por todos los siglos Hebreos 13:8.

Escuche las transmisiones del Programa «Vida Familiar» en formato de Podcast

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.